Alergias e Intolerancias Enfermedades Lactancia Lácteos Pescados

Dermatitis atópica en la alimentación infantil

dermatitis atopica

La dermatitis atópica es una reacción en la piel que se presenta con hinchazones y suele estar de forma continuada enrojecida. Se caracteriza por tener la piel seca además de presencia de eccema. Esta reacción en la piel es uno de los primeros síntomas de alergia que tienen las personas, y aparece de forma más común en los bebés, pero puede comenzar más tarde, entre los 2 y 6 años de edad.

La dermatitis atópica produce escozores y picores además del enrojecimiento de la piel, lo que provoca que el bebé se rasque y se pueda provocar heridas.

Casi todas las afecciones que se sufren suelen estar relacionadas con la comida de una manera u otra, ya sea por la causa de reacciones o porque determinados alimentos debido a sus aportes nutricionales pueden ayudar a aliviar o empeorar estas afecciones.

dermatitis atopica

Desde la lactancia

La alergia a la leche de vaca es de una de las afecciones más asociadas a la dermatitis atópica. Aquellos lactantes que han tomado leche materna en vez de leche artificial son menos proclives a desarrollar alergia a la leche de vaca.

Durante el periodo de lactancia hay que vigilar si el bebé presenta dermatitis atópica, en ese caso, si se alimenta al bebé con leche materna, la madre tendrá que vigilar su alimentación. Los alimentos que pueden producir o empeorar la dermatitis atópica son el pescado, leche y huevo. Si la madre observa que desaparece la dermatitis, puede volver a introducirlos en su dieta poco a poco y comprobar si de nuevo aparece.

Alimentos que ayudan a aliviar la dermatitis atópica

La dermatitis se caracteriza por la piel seca, de modo que mantenerse hidratado resulta fundamental para la piel. La mejor manera de conseguirlo es a través del agua. Beber mucho agua ayuda a mantener nuestro organismo siempre hidratado.

Tanto la fruta como la verdura gracias a sus aportes nutricionales mantienen la piel sana. Su consumo es fundamental, pero eso sí, no toda la fruta resulta igual de recomendable, ya que se recomienda evitar el consumo de frutas ácidas como por ejemplo los cítricos.

Alimentos que hay que evitar

Son varios los alimentos que hay que evitar, para en la medida de lo posible aliviar los síntomas.
Estos alimentos se deben evitar en la medida que vayamos viendo que afectan de manera negativa a la piel.

Todos los alimentos grasos como son la bollería industrial, embutidos, quesos grasos, lácteos enteros y la carne roja.

El tomate es un alimento ácido.

No se recomienda cocinar alimentos añadiéndoles muchas especias y sal.

La histamina es un elemento que está directamente involucrado en las respuestas locales del sistema inmune, de modo que aquellos alimentos ricos en histamina deben ser evitados. Algunos de estos son el aguacate, berenjena, espinacas, queso roquefort, vinagre, fresas, pescado y mariscos.

Con respecto a la leche, se puede sustituir la leche de vaca por leche hidrolizada.

La forma en que se cocinan los alimentos también afecta a como estos actúan sobre nuestro organismo. Es recomendable hervir, cocer, cocinar al vapor, rehogar, escalfar que otro tipo de formas de cocinar, ya que el objetivo es cocinar con la menor grasa posible.

Es muy importante que el pediatra y dermatólogo hagan un seguimiento continuado del niño para comprobar su evolución y que su alimentación sea la más correcta.

Además de la alimentación

Debido a que la piel de los niños que padecen dermatitis atópica reacciona a elementos externos, hay que evitar estimularla. La piel se estimula cuando sudamos, con el uso de geles, cremas, factores ambientales, etc.

De modo que se debe evitar esa estimulación. La temperatura del agua no debe ser alta, nunca por encima de los 37 grados. No hay que frotar en exceso con los jabones que usemos para asear a los niños.

Hay que poner siempre protección cuando se vaya a tomar el sol.

El estrés, el cansancio afectan a la piel, de modo que hay que intentar llevar una vida tranquila y dormir las horas necesarias

La ropa que menos va a dañar la piel es la de algodón.

Cualquier suplemento alimenticio que vaya a tomar el niño, primero deberá ser supervisado por el pediatra y el dermatólogo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies