Vida Sana

Qué son los alimentos transgénicos, pros y contras

alimentos transgénicos

Ya ha pasado más de una década desde que empezamos a encontrar alimentos transgénicos en las estanterías de los supermercados. Fueron grandes marcas las primeras en poner sus alimentos en el mercado, principalmente fueron cereales y lácteos.

No se tardó mucho en generarse una polémica importante y de gran calado en todo el mundo. Una de las primeras causas de esta polémica, fue que no había certezas científicas sobre los efectos que pueden tener sobre nuestro organismo.

Organizaciones ecológicas fueron las pioneras en esta lucha. Unos de los principales argumentos son el riesgo que puede tener su consumo, como ya hemos indicado antes, y el impacto ambiental de su producción en diferentes ecosistemas, así como un impacto negativo sobre la economía agrícola.

En cuanto a los efectos que estos alimentos transgénicos tienen sobre la salud, se dice que aún no han pasado el suficiente tiempo como para tener la certeza de su impacto.

Bien es cierto, que hay corrientes científicas cuya principal afirmación es que no existe evidencia alguna sobre los peligros de su consumo. También afirman que su uso lo que hace es optimizar el rendimiento de sus cultivos.

¿Qué son los alimentos transgénicos?

Pues bien, la característica que los diferencia del resto es que han sido modificados genéticamente para que posean determinadas características. Alimentos de laboratorio.

Algunas de sus características son las siguientes.

Con las modificaciones genéticas se puede alterar sus propiedades nutricionales incrementando, por ejemplo, los ácidos grasos poliinsaturados, disminuyendo cantidades de sustancias nocivas o mejorando algunas de sus características naturales.

Presentan mayor resistencia a plagas, virus, etc.

Se mejora su calidad organopélica, son características que perciben nuestros sentidos.

También se consigue que mejore la tolerancia de estos alimentos a los herbicidas.

¿Qué cantidad de alimentos transgénicos consumimos?

Es difícil conocer la cantidad de alimentos transgénicos que consumimos. Uno de los motivos principales de esto, es que en una gran cantidad de alimentos procesados contienen maíz y soja. Se calcula que se encuentran en alrededor del 60% de estos alimentos procesados.

Siempre podemos comprobar en las etiquetas su contenido, pero no hay una legislación que obligue a informar si estos alimentos contienen algún ingrediente transgénico.

Pros de los alimentos transgénicos

Llegados a este punto, vamos a ver cuáles son los supuestos pros que tiene el consumo de estos alimentos.
Como han sido modificados genéticamente, se optimizan sus propiedades nutricionales, haciéndoles, supuestamente, más saludables y nutritivos.

Su cultivo resulta más sencillo, puesto que con las modificaciones genéticas, son más resistentes a plagas, para también a las inclemencias climáticas.

Como son resistentes a las plagas, supuestamente, se reduce el uso de pesticidas sobre estos.
Debido a la polémica que hay alrededor de estos alimentos, los controles de calidad y seguridad alimentaria son más estrictos, de nuevo, supuestamente.

Otra de los pros es que se eliminan alérgenos más comunes que contienen estos alimentos, pero al final, las alergias son las reacciones que tiene el organismo cuando los consume, y no depende tanto de los componentes que contienen.

Contras de los alimentos transgénicos

Al modificarlos genéticamente se pierden propiedades naturales que los alimentos contienen. No hay que olvidar que la naturaleza es sabia.

Su impacto sobre los cultivos tradicionales y ecológicos es muy negativo, ya que alteran los ecosistemas acabando con otras especies vegetales más débiles.

Se cultivan más alimentos que son más rentables, acabando con la diversidad de alimentos naturales que podemos comprar, de modo que al final, la tendencia es ir acabando con la variedad. Por ejemplo, abundarán un tipo de pera sobre otras, ya que resulta más barato y rentable su cultivo.

Las semillas de estos alimentos transgénicos son propiedad de grandes multinacionales, como Monsanto. Al final nuestra alimentación, y por ende nuestra salud, está en sus manos.

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies