Vida Sana

Aloe vera propiedades y uso en la cocina

aloe vera

De todos es sabido que el aloe vera es una planta con infinitas propiedades medicinales, curativas, etc. De hecho, si un día te haces una quemadura o te cortas y tienes una planta de aloe vera en casa, corta una hoja y aplícale el gel que contiene dentro, funciona. Al aloe vera se le conoce como nutracéutico, pues tienes propiedades nutricionales y curativas a la vez, todo en uno!!

Debido a su gran cantidad de propiedades tanto curativas como nutricionales, tiene diecinueve de los veinte aminoácidos esenciales, así como minerales, resinas, proteínas, etc.

Propiedades del aloe vera

Minerales

Son una gran variedad de minerales los que contiene el aloe vera, estos nos previenen de enfermedades además de aportarnos nutrientes. Algunos de los minerales que contiene son los siguientes;
Hierro, ayuda a prevenir la anemia.
Zinc, mejora el sistema inmunológico.
Calcio, previene enfermedades como la osteoporosis, ayuda a mejorar la densidad de los huesos y el funcionamiento de los músculos.
Cobre, previene enfermedades cardiovasculares, además tiene propiedades antiinflamatorias.
Potasio, ayuda al buen funcionamiento del sistema nervioso y regula los líquidos del organismo.
Magnesio, ayuda en los procesos metabólicos del organismo.

Vitaminas

Algunas de las vitaminas que contiene el aloe vera son las siguientes;
Vitamina A, un vitamina fundamental para conservar la vista.
Vitamina B1, esta vitamina fortalece el sistema nervioso.
Vitamina B2, resulta imprescindible para la absorción del hierro.
Vitamina B3, ayuda a reducir el colesterol llamado “malo”.
Vitamina B6, ayuda en la liberación de la glucosa que se almacena en el hígado y los músculos.
Vitamina B9, especialmente indicada para las mujeres embarazadas, pues evita malformaciones en el feto.
Vitamina C, esta vitamina tiene una importante acción antioxidante, previene los catarros invernales, combate los radicales libres y ayuda en la estimulación de la producción del colágeno.

Acción antimicrobiana

Esta es una de las propiedades que hacen posible curar heridas o quemaduras. Gracias a que la pulpa del aloe vera ayuda a evitar el crecimientos de gérmenes. Así pues, aplicando un poco de la pulpa gelatinosa sobre la herida abierta o la quemadura, vamos a ver su acción curativa.

Sistema Digestivo

Las propiedades que contiene el aloe vera hacen que, añadiendo un poco de su pulpa en yogures, o zumos de frutas va a ayudar a aliviar úlceras de estómago, además de proteger intestinos y las paredes del estómago. Regula la flora intestinal y es de gran ayuda para el colón irritable.

Piel y Cabello

El aloe vera contiene propiedades que son beneficiosas para rejuvenecer la piel, así como para el tratamiento de las manchas de la cara. Como hemos comentado más arriba, ayuda a la rápida cicatrización de las heridas, y por lo tanto de la salud de la piel, regenerando la células.
Es beneficiosa para combatir enfermedades como la psiorasis o eccemas.

El aloe vera también ayuda a combatir la seborrea y por tanto la salud del cabello y del cuero cabelludo.

Uso del aloe vera en la cocina

Desde hace años ya se popularizaron los yogures de aloe vera, y aún se pueden encontrar en los supermercados. Pero no se queda ahí el uso del aloe vera en la cocina, si no que va mucho más allá.

Además de ser un alimento con gran cantidad de propiedades beneficiosas para el organismo, tiene otras propiedades que le hacen un gran aliado en la cocina.

Gracias a su acción metabolizadora de grasas y fécula, hace que las digestiones no sean pesadas. Así pues, las comidas preparadas con aloe vera van a ser más digestivas.

El aloe vera tiene propiedades gelificantes, emulgentes y estabilizantes. Estas propiedades son perfectas para la preparación de guisos, arroces, sopas o postres.

Es un espesante ideal, sano, es un perfecto sustituto de la harina, en el caso de aquellas personas que son celiacas.

Cómo preparar el aloe vera

Uno de los inconvenientes que tiene el aloe vera es su sabor amargo, pero no hay que preocuparse, esto tiene solución.

Hay que pelas bien la hoja de aloe vera, y añadirla en un recipiente con agua, añadir una pizca de sal o azúcar y cambiar el agua varias veces, para de esta manera eliminar el sabor amargo que tiene.
Se puede dejar a remojo durante una noche, así nos aseguramos que la amargura ha desaparecido.

Podemos preparar un zumo con la hoja de aloe vera y añadirlo al final de la cocción del plato que estemos preparando. La cantidad a añadir sería de un vaso por cada diez que hayamos usado, es decir un 10% del líquido añadido será aloe vera.

Otra forma de uso puede ser preparar por la mañana (después de haberlo dejado en remojo) un batido y añadir un poco de limón y miel, perfecto para evitar resfriados en inviernos. También se puede añadir a otros zumos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies