Enfermedades

Qué son los alimentos ultraprocesados

alimentos ultraprocesados

Hablamos bastante, o al menos está en boca de todos las palabras “Alimentos procesado”, pero muy pocas veces se habla de los alimentos ultraprocesados, cuáles son, y por qué se les ha dado esa categoría dentro de la alimentación.

Si cuando hablamos de alimentos procesados, normalmente, el consejo es restringirlos al máximo de nuestra dieta habitual, en el caso de los alimentos ultraprocesados, hay que dar un paso más allá.

Qué es un alimento ultraprocesado

Pues esta categoría de alimento viene dada en función del procesamiento de los alimentos que contiene un producto. Y en el caso de los alimentos ultraprocesados, se les llama así porque estos, se elaboran a partir de alimentos procesados, y no contienen ningún alimento que sea fresco.

Como ves, poco naturales son estos alimentos. Ahora vamos a ver cuáles son los ingredientes más habituales de estos alimentos ultraprocesados. Los más habituales que se pueden encontrar son los azúcares, aceites, aditivos, colorantes, aromatizantes, emulsionantes, conservantes o almidones.

Aportes nutricionales de los alimentos ultraprocesados

Como los alimentos ultraprocesados están tan presentes en nuestro día a día, no hay más que ir a un supermercado y darse una vuelta por las estanterías, es necesario conocer cuáles son los aportes nutricionales para nuestra salud.

Pues bien, quizás lo estés imaginando, y sí, los alimentos ultraprocesados son los que menor calidad nutricional tienen, ya que a mayor procesado de alimentos, peor perfil nutricional tienen.

Algunas veces hemos hablado del índice glucémico, ese índice que indica la cantidad de glucosa que hay en sangre. Se trata de mantenerlo siempre estable, ya que tenerlo estable, también significa que no vamos a sentir la necesidad de picar entre horas, etc.

Pues bien, estos alimentos ultraprocesados, cuando se comen, suelen disparar el índice glucémico. Como consecuencia, al cabo de un rato de haber comido, cuando se reestablece el índice glucémico, se vuelve a sentir la necesidad de seguir comiendo de nuevo. Así pues, nunca nos sentimos saciados, y queremos comer más y más, y siempre de este tipo de productos.

Otro de los efectos negativos que tiene su consumo en nuestra salud es que, al contener grandes cantidades de azúcares, grasas saturadas, sal, nos pueden producir enfermedades como la diabetes, problemas cardiovasculares y obesidad.

La combinación perfecta de estos ingredientes como son el azúcar y las grasas saturadas, sal, almidones, colorantes, potenciadores de sabor, etc, hacen que nos resulten realmente sabrosos y adictivos. Además de su fácil adquisición en cualquier supermercado, los convierte en productos altamente adictivos.

Como puedes ver, son precisamente esos alimentos que pueden gustar mucho, con envoltorios curiosos y sabores atractivos, los alimentos ultraprocesados. Y son precisamente, los que menos nos conviene comer.

Cuáles son los alimentos ultraprocesados más comunes

A estas alturas ya tendrás en la cabeza cuáles pueden ser estos alimentos, o más bien productos.
Pues bien, se puede categorizar como alimentos ultraprocesados a toda la bollería industrial, snacks tanto salados como dulces, galletas, barritas energéticas, salchichas, productos como los nuggets de pollo, chucherías, helados, chocolatinas, papillas y potitos para niños, pizzas, hamburguesas o surimi.

Los alimentos ultraprocesados y su impacto en la salud

Ya hemos visto un poco más arriba su aporte nutricional, el cual es muy pobre, y su consumo, nada saludable.

Pues bien, problemas de salud como el sobrepeso y la obesidad tienen mucho que ver con el consumo habitual de este tipo de productos.

Esto está muy relacionado con el índice glucémico, y como este se dispara al consumir estos productos, haciendo que nunca nos sintamos saciados comiendo alimentos procesados y ultraprocesados.

El consumo habitual de productos que contienen conservantes, estabilizantes, potenciadores del sabor, colorantes artificiales, y un sin fin de aditivos, etc, tienen un impacto muy negativo en la salud a largo plazo. Además, no hay que olvidar que estos productos contienen grandes cantidades de azúcares, grasas trans, y sal.

Así pues, lo mejor es no comerlos nunca. Pero si la tentación llama a la puerta, al menos que sea algo muy excepcional.

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies