Vegetarianismo Vida Sana

Qué es el seitán y cómo preparlo

Seitán

El seitán es más conocido como la carne vegetal por su aspecto. Es de origen natural, y se consigue a través de la proteína del trigo duro

¿Qué es el seitán?

El seitán es un alimento que se usa en las dietas vegetarianas y veganas como sustitutivo de la carne. Esto se debe al sabor y la textura, de hecho se le suele conocer como carne vegetal, ya que además su aspecto una vez cocinado, es muy parecido al de la carne. Este parecido lo convierte en un alimento muy versátil en su elaboración, ya que se puede preparar a la plancha, estofado, empanado, etc.

El seitán aporta gran cantidad de proteínas de origen vegetal, siendo estas más fáciles de asimilar y digerir que las proteínas de origen animal. Junto con el tofu, el seitán se ha convertido en un alimento muy popular.

El seitán se elabora a partir de la proteína del trigo duro, el glúten.

Gracias a su popularidad se puede encontrar tanto en herbolarios como en tiendas que venden productos vegetarianos. También se puede preparar en casa, siendo su precio mucho más barato.

Origen del seitán

Como hemos comentado anteriormente, el seitán es un producto de origen natural que se prepara a partir del glúten. Es un alimento que tanto en China como en Japón se lleva consumiendo desde hace más de cinco siglos. La forma en la que se elabora, está basado en las elaboraciones tradicionales del glúten en estos dos países asiáticos.

Propiedades nutricionales del seitán

Son muchos y muy interesantes los beneficios que nos aporta el seitán. Ye hemos comentado anteriormente que nos aporta proteínas de origen vegetal, mas fácilmente asimilables por nuestro organismo que las de origen animal. Además, no contiene ni grasas saturadas, ni colesterol, contribuyendo a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Son bastante menos las calorías que contiene el seitán si lo comparamos con las que aporta la carne, además, nos aporta vitamina B2 y hierro.

Gracias a su fácil digestión se convierte en un buen alimento para niños, ancianos y adultos que padezcan problemas digestivos.

Ya hemos dicho que este alimento se obtiene a partir de la proteína del trigo, el glúten, de modo que en ningún caso aquellas personas que padezcan intolerancia al glúten deben consumirlo.

Cómo preparar el seitán

Si has decidido que quieres ahorrar un dinerillo y quieres intentar preparar el seitán en casa, te indicamos cómo hacerlo y cuáles son los ingredientes que vas a necesitar.

Como ingredientes vas a necesitar un kilo de harina de trigo, da lo mismo que sea integral, pues no vamos a necesitar el salvado. Un litro de agua, un vaso normal de salsa de soja (250 cl), una cabeza de ajo, una cuchara sopera de jengibre rallado y alga de Kombu, de una tamaño de 10 centímetros tanto de largo como de ancho. Este alga va a aportar minerales, y además va a hacer más digestible aún el seitán. Puedes añadir más especias si lo deseas, como pimentón dulce, orégano…

La elaboración no es compleja, pero hay que seguir unos pasos que te van a resultar muy sencillos.

Primero tienes que amasar la harina sólo con agua. Para calcular la cantidad de agua, tienes que tener en cuenta que necesitas conseguir una masa compacta que no se pegue a los dedos.

Una vez que hayas conseguido la masa compacta, introdúcela en un recipiente cubierto de agua durante 45 minutos. Una vez pasado este tiempo, lava la masa dentro del agua, frótala y en seguida verás que se vuelve blanca, esto se debe a que el almidón se está desprendiendo de la masa. En el momento que veas que el agua se ha vuelto blanca, tírala y pon agua limpia. Irás comprobando que van apareciendo manchas más oscuras, eso es el glúten. Tienes que continuar lavando la masa hasta que el agua sea transparente, en ese momento, sólo queda seitán.

Observarás que la masa inicial ha menguado, es más oscura y tiene poros. Parte la masa en dos.

Pon en una olla grande el litro de agua, la algla de Kombu, la salsa de soja, el jengibre y los ajos. Cuando empieza a hervir añade el seitán y déjalo que hierva a fuego medio durante 30 minutos. Ten en cuenta que cuanto más tiempo hierva, más duro se va a quedar. Cuando pasen esos 30 minutos, apaga el fuego, y déjalo enfriar.

Cuando saques los dos trozos de seitán, vas a comprobar que son más grandes que cuando los echaste a hervir y más compactos.

Cómo conservar el seitán

Puede que te preguntes cuánto tiempo dura el seitán, si se puede guardar en el frigorífico y por cuánto tiempo, o si se puede congelar.

Pues bien, si quieres conservarlo para preparar más comidas, sí, se puede congelar. Córtalo en rodajas, como si fueran filetes, y mételas en una bolsa de congelar. Intenta poner la ración que vas a comer en cada bolsa, para evitar romper la cadena de congelado. Así puede durar meses.
En el frigorífico puede durar como mucho entre tres a cuatro días.

 

5 from 1 reviews
Preparación del seitán
Tiempo de preparación: 
Tiempo de cocinado: 
Tiempo total: 
Ingredientes
  • 1 Kg. de harina de trigo
  • 1 vaso de salsa de soja (250 gr.)
  • 1 Cabeza de ajo
  • 1 Cuchara sopera de jengibre rallado
  • 1 Alga de Kombu de 10cm de lado
Elaboración
  1. Primero tienes que amasar la harina sólo con agua. Para calcular la cantidad de agua, tienes que tener en cuenta que necesitas conseguir una masa compacta que no se pegue a los dedos.
  2. Una vez que hayas conseguido la masa compacta, introdúcela en un recipiente cubierto de agua durante 45 minutos. Una vez pasado este tiempo, lava la masa dentro del agua, frótala y en seguida verás que se vuelve blanca, esto se debe a que el almidón se está desprendiendo de la masa. En el momento que veas que el agua se ha vuelto blanca, tírala y pon agua limpia. Irás comprobando que van apareciendo manchas más oscuras, eso es el glúten. Tienes que continuar lavando la masa hasta que el agua sea transparente, en ese momento, sólo queda seitán.
  3. Observarás que la masa inicial ha menguado, es más oscura y tiene poros. Parte la masa en dos.
  4. Pon en una olla grande el litro de agua, la algla de Kombu, la salsa de soja, el jengibre y los ajos. Cuando empieza a hervir añade el seitán y déjalo que hierva a fuego medio durante 30 minutos. Ten en cuenta que cuanto más tiempo hierva, más duro se va a quedar. Cuando pasen esos 30 minutos, apaga el fuego, y déjalo enfriar.
  5. Cuando saques los dos trozos de seitán, vas a comprobar que son más grandes que cuando los echaste a hervir y más compactos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies