Lácteos

El queso fresco es el queso más saludable

queso fresco

Son muchos los quesos que podemos encontrar, tantos que sería muy difícil enumerarlos, y es que cada región, cada país suele tener sus propios quesos. Pero cuando hablamos de quesos saludables, el más saludable es el queso fresco.

Propiedades nutricionales del queso fresco

Algunas de las características del queso fresco son su bajo contenido en grasas y las pocas calorías que aporta cuando se consume, alrededor de 200 Kcal / 100 gramos.

Debido a que es un queso que no pasa por un proceso de maduración como si lo hacen otros quesos curados, por ejemplo, mantiene unas grandes cantidades de suero que proviene de la leche.

El queso fresco además contiene proteínas de alta calidad y otros minerales como son el calcio y el potasio.

Por qué comer queso fresco

Anteriormente hemos comentado que el queso fresco contiene proteínas de alta calidad, y también las contienen otros tipos de quesos. Así pues, esta no sería una propiedad única del queso fresco, como tampoco lo es el contenido en calcio y potasio, entonces, ¿Por qué es más saludable el queso fresco?

Pues bien, es un queso con un bajo contenido en grasas, sin embargo los quesos curados tienen hasta tres veces más cantidades en grasas que los frescos.

Durante el proceso de curación de un queso, se concentran los nutrientes a la vez que se reduce la cantidad de suero, de modo que el contenido en sodio aumenta de forma considerable. Siempre es más saludable un alimento que no contenga importantes cantidades de sodio.

Sin embargo, el queso fresco mantiene la cantidad de proteínas de calidad y que además son saciantes. Su aporte calórico es bastante más bajo, así como las cantidades de colesterol y grasas saturadas. Y son estas las razones por las que suele ser recomendado para personas que padecen algún tipo de enfermedad cardiovascular, hipertensos o quienes quieran llevar una dieta ligera.

El queso curado y semicurado

Los quesos curados y semicurados, a diferencia del queso fresco, si que pasan por un proceso de maduración, también llamado curación.

Este proceso hace que se vaya perdiendo contenido acuoso, el suero de la leche, y se vayan concentrando nutrientes conforme pasan los días de curación. Esto también hace que aumenten los niveles de sodio.

Además, los quesos que pasan por el proceso de maduración, sobre todo los curados, aumentan de forma considerable el porcentaje de grasas, hasta un 30% más.

Sin embargo, los niveles de potasio son más bajos que en el queso fresco, ya que se suele concentrar en el suero, y como hemos comentado más arriba, los quesos frescos sí que mantienen el suero de la leche a diferencia de los quesos curados y semicurados, que lo pierden en el proceso de curación.

En el caso de los quesos semicurados, el porcentaje de grasa es algo menor que en los curados, pero sigue estando un 20% por encima que los quesos frescos. Y los niveles de sodio y calorías también son mayores.

La diferencia entre un queso semicurado de un queso curado, es el tiempo del proceso de maduración. En el caso de los curados este proceso dura entre 4 y 7 meses. Los semicurados maduran entre dos y tres meses.

Como puedes ver, en términos nutricionales, el queso fresco es más saludables que los otros dos tipos de quesos.

Tipo de leche para el queso fresco

Son varios tipos de quesos frescos los que hay dependiendo de la leche con la que se han preparado.
El más habitual es el queso fresco de leche de vaca, pero también nos le podemos encontrar de oveja o cabra.

Además es un hecho diferenciador a nivel nutricional, ya que dependiendo del origen de la leche, su aporte en grasas y proteínas puede variar.

Así pues, el queso fresco de cabra contiene mayores cantidades de proteínas y grasas que el de vaca. Y el queso de oveja es el que mayor proporción de grasas tiene. Si bien es cierto, que el contenido en proteínas es algo superior en este último caso.

En términos de calcio, los tres andan muy igualados. Si hablamos de potasio, el queso fresco de vaca contiene más . Pero si hablamos de sodio y colesterol, el queso conseguido de la leche de vaca es el que menores cantidades posee.

Pues parece que, una vez vistas las tres tipos de leche, parece que la de vaca es la mejor opción para conseguir el queso fresco.

Uno de los quesos frescos más populares es el conocido como Queso de Burgos.

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies